Aceites Conductores

Los aceites esenciales están muy concentrados, por lo que no se pueden aplicar directamente en la piel en estado puro, sino que es necesario diluirlos antes de su aplicación. Teniendo en cuenta que no se disuelven en el agua, su dilución debe ser hecha con los llamados aceites conductores, aceites vegetales neutros que pueden mezclarse con los aceites esenciales sin que éstos pierdan sus propiedades. Sin embargo, existen otras sustancias con las cuales los aceites esenciales pueden disolverse como el vinagre, la miel, la leche, la nata, la arcilla, la sal o la yema de huevo, entre otros. La mayoría de los aceites conductores son utilizados únicamente para diluir los aceites esenciales, pero algunos poseen propiedades terapéuticas propias. Los más utilizados y apropiados para ello son los aceites vegetales extraídos de los frutos y semillas de plantas oleaginosas, ya que se adaptan fácilmente a la piel, no la irritan, la hidratan y no obstruyen los poros.

He aquí algunos de los aceites conductores más utilizados:

sweet almond oilAceite de almendras dulces:muy utilizado gracias a su rápida absorción por la piel. Posee un efecto hidratante y protector.

avocado oilAceite de aguacate: excelente aceite conductor que también se combina a la perfección con el aceite de germen de trigo. Tiene el inconveniente de deteriorarse con relativa facilidad.

jojoba oilAceite de jojoba: extremamente hidratante, recomendado para pieles maduras y para regular la secreción sebácea excesiva de la piel y del cabello. Posee propiedades antioxidantes, y puede retardar el proceso natural de deterioración de los aceites esenciales.

wheat germ oilAceite de germen de trigo: aceite hidratante, nutritivo, regenerador y protector contra los rayos solares. Se añade frecuentemente a otros aceites conductores para prolongar su conservación.

maise/corn oilAceite de germen de maíz: es un espléndido aceite conductor y también es ideal para la fabricación de jabones, dado a su elevado grado de ácidos grasos no saturados.

sesame seed oilAceite de semillas de sésamo:tonifica la piel, combate la flacidez y la protege de los rayos solares. Este aceite se suele mezclar con otros para enriquecerlos.

hazelnut oilAceite de avellana: indicado para pieles grasas o con acné, ya que es muy nutritivo y ayuda a cerrar los poros.
Tiene una particular capacidad de penetración en la piel, lo que lo convierte en un excelente aceite conductor.

coconut oilAceite de coco:muy buen aceite conductor, especialmente adecuado para pieles.

peach kernel oilAceite de hueso de melocotón: aceite tremendamente nutritivo y versátil que puede ser usado en todos los tipos de piel.

soya milkAceite de soja: muy nutritivo, de fácil absorción e indicado para problemas de acné.

Los aceites esenciales deben ser utilizados con el máximo cuidado, pues cuando se aplican en exceso pueden volverse tóxicos y causar nauseas (vea Precauciones).

Por su propio bien, asegúrese de que procede de una dilución segura. Las reglas generales para una dilución segura son las siguientes:

Masaje:
15-20 gotas de aceite esencial en 60ml (12 cucharas de café) de aceite conductor.
7-10 gotas de aceite esencial en 30ml (6 cucharas de café) de aceite conductor.
3-5 gotas de aceite esencial en 15ml (3 cucharas de café) de aceite conductor.

Baño:
8-10 gotas de aceites esenciales (como máximo), previamente diluidas en leche, en cualquier baño.

Inhalación:
5-8 gotas de aceite esencial (previamente diluido) en un vaporizador o 3-5 en un recipiente con agua caliente.

Compresas:
3-5 gotas de aceite esencial (previamente diluido) en un recipiente con agua caliente o fría, dependiendo del tratamiento que esté realizando, donde mojará las compresas,

Baño de pies:
3-5 gotas de aceite esencial (previamente diluido) en un recipiente, donde colocará los pies hasta que el agua se quede fría.

La información que aquí mostramos sólo tiene propósitos informativos y educacionales.
Por favor, antes de iniciar cualquier tratamiento consulte con su médico o terapeuta.