Arak

El Arak, conocido también como raki en Turquía, es un licor con sabor a anís original del Medio Oriente o del Mediterráneo, bastante similar al ouzo de Grecia, aunque más fuerte. Irán, Siria, Líbano, Israel, Turquía y Jordania producen diferentes variedades de Arak. El nombre de esta bebida deriva de la palabra “arak”, que en árabe significa zumo o sudor, ya que el “sudor” del destilado se condensa para formar el “zumo” o el Arak en el recipiente de condensación. Se trata de una bebida destilada básicamente a partir de la pulpa de uva o de melaza.

El Arak es tradicionalmente destilado en alambiques de cobre, a través de un proceso de doble destilación. La primera destilación es muy parecida a aquella que se hace para obtener aguardiente portugués (vea nuestro documento Experiencia Portuguesa), un aguardiente transparente y con un volumen alcohólico entre el 45 y el 50%. Durante la segunda destilación es cuándo el Arak adquiere su sabor peculiar. El anís se coloca en el alambique junto al destilado y se lleva a cabo una destilación muy lenta. La destilación lenta y el control de la proporción de anís concedida al destilado es el secreto para obtener un producto de excelente calidad con un porcentaje de alcohol entre el 69 y el 71%. La alquitara, es para muchos excelente debido a su proceso de destilación demorado, siendo especialmente aconsejada para este tipo de destilación.

Esta bebida se sirve con agua diluida otorgándole un color blanquecino. Esta característica, junto con su concentración alcohólica elevada dio origen al nombre de “leche de leones”. El arak es acompañado normalmente con aperitivos conocidos como “mezza”, semejantes a las tapas tradicionales en España o servido en churrascos bebiéndose con agua. En Oriente Medio, las destilerías de las aldeas locales acostumbran a hacer una fiesta durante la destilación del Arak, donde abunda la bebida y la “mezza”.

Note que en Oriente Medio existen muchas variaciones de Arak, pudiendo ser utilizadas semillas, melaza, ciruelas, higos y patatas en su destilación. Después del embotellado, el volumen alcohólico del Arak puede variar entre el 53% y el 60% pudiendo incluso alcanzar el 80%.

El Arak es almacenado en jarras de barro hasta que alcanza su punto ideal y dónde se queda sin impurezas, adquiriendo unas propiedades particulares que solamente éstas le pueden dar. Esta es una tradición de la época de los fenicios. Durante el proceso de envejecimiento puede haber una pérdida de volumen alcohólico, entre el 3% y el 4%, conocida como “porción de los ángeles”.