Alambique Charentais

Evocando a los lugares exóticos y lejanos, éste es el más bello y encantador de todos los alambiques. Al contrario de la mayoría de los alambiques, el alambique Charentais se desarrolló en Francia en la región de Conhaque, en el inicio del siglo XVI, cuando los ácidos vinos blancos de la re...

Evocando a los lugares exóticos y lejanos, éste es el más bello y encantador de todos los alambiques. Al contrario de la mayoría de los alambiques, el alambique Charentais se desarrolló en Francia en la región de Conhaque, en el inicio del siglo XVI, cuando los ácidos vinos blancos de la región de Charente fueron convertidos en Brandy. En la época, las embarcaciones procedentes de los países limítrofes del norte del mar Báltico, entraban en el puerto francés de La Rochelle para cargar sal y llevar también algunos vinos locales. Posteriormente, para aprovechar el espacio dentro de las embarcaciones y aumentar el valor de cargas pequeñas, el volumen del vino fue reducido a través de la destilación llevada a cabo por este alambique.

Originalmente, la idea era transformar este licor en vino añadiéndole agua cuando regresasen a tierra. Pero, en poco tiempo los clientes demostraron su preferencia por el Brandy de Charente, Coñac, en relación a los vinos ácidos que éste substituyó. Fue de esta forma que la región de Charente rápidamente se transformó en una prestigiada y conocida productora de Brandy de excelente calidad. Debido al lento proceso de destilación que necesita (una media de 24 horas para completar la doble destilación), el alambique tipo charentais está capacitado para producir un destilado de vino con un nivel de calidad que otros alambiques solamente consiguen alcanzar después de 3 o 4 destilaciones, consiguiendo así un destilado de vino sin residuos de impurezas. Este alambique incluye un precalentador en forma de cebolla, cuyos contornos característicos le confieren una cierta peculiaridad. 

El vino blanco es colocado en el calentador (alimentado por una llama constante) y en el depósito en forma de cebolla. Cuando el vino colocado en el calentador alcanza el punto de ebullición, surge vapor, tal como sucede cuando el agua hierve. Este vapor se reúne en el interior del depósito en forma de arco, intentando encontrar un punto de salida. El único punto de evasión es el cuello de cisne. Posteriormente, el vapor desciende por un tubo hasta el depósito en forma de cebolla el cual actúa como un precalentador. En el depósito ocurren simultáneamente dos cosas: el vino que ahí se encuentra se calienta y el vapor fluye gradualmente hasta el recipiente de condensación, donde se recogerá el "brouillis". Terminada la destilación, el vino que se encuentra en el precalentador (depósito en forma de cebolla) es traspasado para el calentador, a través de un tubo existente entre ambos, para ser destilado. Esta es la razón por la cual este alambique es conocido como sistema de destilación continua. 

Después de la destilación de estas dos cantidades de vino obtenemos el "brouillis", el cual es nuevamente colocado en la caldera para llevar a cabo una segunda destilación y producir la "bonne chauffe" – el producto final,  deberá ser almacenado en un barril de roble para que asimile el color, el aroma y también para reducir el nivel de alcohol, volviendo la bebida más aterciopelada y suave. 

Información útil: Dependiendo de su localización, todas las uniones del alambique tipo Charentais son soldadas en latón o cobre - uniones soldadas, permitiendo una construcción libre de plomo. En la fabricación de estos alambiques Al-Ambiq® es utilizado cobre de menor grosor. Todas las piezas poseen uniones rápidas de latón para impedir la fuga de vapores.

El alambique tipo Charentais es elegantemente producido con una harmoniosa combinación de cobre martillado (hecho artesanalmente), latón y acrílico (indicador del nivel de vino del depósito en forma de cebolla y del precalentador); tiene un sólido soporte metálico negro y está equipado con un quemador (adaptable para gas butano y propano). Cuando muchos de nuestros clientes reciben el alambique Charentais, quedan maravillados con su belleza, lamentando tener que usar un instrumento tan deslumbrante como este. Algunos acaban incluso por usarlo como pieza decorativa, exponiéndolo en el estudio, en la sala de estar o en la bodega. Sin embargo, la mayoría de las veces este alambique es vendido con finalidades funcionales. ¡Pieza decorativa o funcional, la elección es suya! 

Esta página Web incluye información básica de los diferentes procesos de destilación, así como las distintas precauciones que deberán ser tomadas durante el uso de cada modelo.

Además, es necesario destacar que las piezas que componen el alambique fueron diseñadas y producidas para que se ajusten y para que impidan la salida de todos los vapores (hasta el contorno cóncavo del cuello de cisne). No obstante, después de algunos años de uso es natural que haya alguna holgura entre el pote de cobre y el cuello de cisne, haciendo necesario sellarlo para evitar la fuga de vapores. Esto podrá conseguirse a través de una simple y rudimentaria técnica de sellado.

Estos productos son fabricados con una chapa de cobre más gruesa, razón por la cual, están disponibles en la gama Premium.

Pinche aquí para ver una animación sobre Alambique en Cobre - Charentais

Más
Mostrando 1 - 7 de 7 items
Mostrando 1 - 7 de 7 items